lunes, 3 de febrero de 2014

Terapia de shock para pies

Tenía los pies en un estado cercano a lamentable, y no era una opción irme a la pelu (ahora que lo mido en cuantos esmaltes me podría comprar, es demasiado caro, más que lo que me parecía antes jaja). Así que me hice una estrategia para atacar sus males en casa (que en mi caso no es en la comodidad del hogar, sino más bien en medio de la vorágine del hogar).
La clave del éxito se que es la constancia, algo que siempre pero siempre me falla... Esperaba esta vuelta no romper la racha. No saqué fotos del antes porque realmente no daba que vieran mis pies en esas condiciones, no les digo que eran dignos de un hobbit porque los tenía limpitos y con las uñas cortas, pero estaban resecos los talones (vieron cuando la piel se pone blanquecina y con grietas verticales?, bueno, así), las uñas medio mal cortadas e invadidas por las cutículas. 
El sábado pasado los puse un ratito en remojo (en la bañera después de bañar a mi hija, agua tibia con baño líquido y shampoo, nada especial) y después les di con casi todas las herramientas del set de pedicuría de Gama
Las que me terminaron sirviendo más fueron: el cono de fieltro para pulir y la lima de papel, usé también un disco y la lima-cono metálicos, pero no tanto. Y por último les di un toquecito con los tubos pulidores. Con el el cono de fieltro limpié todas las cutículas y con las dos limas le di mejor forma a las uñas. El disco metálico y el de papel tipo lija los usé para talones y plantas. 
Así quedaron después de la sesión de pedicuría casera

Quedaron aceptablemente bien, pero para profundizar la terapia intensiva, me propuse usar toda la semana el tratamiento intensivo Silk, que es un exfoliante y una crema que me encantan. La crema me vino en una Almabox (en dos en realidad, una la ligó mi cuñada), es un tratamiento nutritivo intensivo, se absorbe muy rápido, recomiendan usarla de noche con medias de algodón, así que aproveché la noche fresca del sábado y me puse unas medias finitas.
La crema y el exfoliante

El exfoliante está buenísimo, lo uso bastante seguido, una vez por semana o capaz dos, pero al no partir de unos piecitos acondicionados previamente, o tener más disciplina y usarla las 3 veces que recomiendan, no termina de mostrar su efectividad. Me gustan mucho los ingredientes de la línea, muchos aceites naturales (almendras, tea tree, girasol, menta, ricino) además de vitamina E y etc. y el exfoliante es a base de azúcar y no partículas plásticas (por eso recomiendan usarlo sobre piel seca). El exfoliante tiene el color, la textura y el perfumito de las gomitas de eucalipto, me hace acordar a cuando era chica, es genial.
Mmmm gomitas...

Al ser básicamente una pasta de aceites y azúcar, humecta mucho la piel, y remueve las células muertas. No sé si es realmente un 'pedicure anti callos instantáneo', pero como exfoliante es muy bueno. Hay que masajearlo durante un minuto sobre la piel seca, yo hago un minuto en cada talón, y después otro o un poco menos en metatarsos y dedos, si no tengo puesto esmalte lo aprovecho para las cutículas, si están pintados obvio esta área.
La crema tiene un poco de olor al tea tree, y es muy suave y untuosa, absorbe rápidamente, y reconstituye muy bien la piel. La apariencia blanquecina mejoró mucho al tercer día de uso, y las grietitas blancas ya estaban más disimuladas.
La crema es apenas rosadita, y si bien el pomo trae una abertura enorme,
como es espesa se puede controlar bien la cantidad a dosificar

La suavidad era muy notoria, mejoró sustancialmente la calidad de la piel. Me gustó mucho esta línea, es mexicana, y tiene otro exfoliante para pies más suave (sin el 'anticallos') y un exfoliante para manos, este último me tienta probarlo, asegura deshacerse de las cutículas sin más esfuerzo que masajear las manos durante un minuto.
Es una línea accesible, ya que cada producto cuesta alrededor de $50 y rinde mucho. 
Ambas texturas en detalle

La constancia? Mmmm domingo y lunes bien, el martes me fui a dormir hecha bolsa de resfrío y no tuve voluntad de ponerme la crema, el miércoles me levanté muy cansada y con el tiempo requete justo, así que tampoco.
El jueves seguía hecha bolsa, pero ya me ganaba la bronca de asumir que me estaba dejando estar, así que me pasé al menos una limita por los talones y me puse crema. 
Viernes o sábado de nuevo crema nada más,  y la verdad,  si bien no me maté con cuidados, se nota que me acordé de mis piecitos más seguido! Domingo cremita de nuevo,  y ya estaba más reconciliada con mi conciencia jeje!

Ahora lunes estoy pensando en que no debería esperar el finde que viene para sacarme el rojo, o me van a quedar las uñas todas pigmentadas...

Para dejarlos bien lindos los pinté haciendo juego con las manos, con Inflame de Revlon
Resultado final!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario