lunes, 10 de febrero de 2014

Es rojo? Es coral? Es fucsia? No! Es Aya Sofía

Hoy les quería contar sobre un esmalte que amo y odio en igual medida, me lo compré cuando hacía muy poquito que había empezado el blog, justo cuando salían las temporadas primavera - verano de ropa y maquillaje, este pertenece a la colección Misteriosa Turquía de Colorama.
Ya partimos de una marca con sus detractores, no tengo muchos esmaltes Colorama, en ese momento tendría uno o dos como mucho,  tenía la idea de que es para adolescentes con bajo presupuesto,  jeje.


Pero esta colección fue verla en el folleto de Farmacity y que mis ojos se fueran directo al Aya Sofía, recuerdo que anduve mirando en un par de locales hasta que por fin lo trajeron. El precio, una ganga, $15 (ahora está 20 y monedas), así que me fui muy contenta con mi esmalte nuevito. 
No es increíble? 
Pasaron unos días hasta que me pude pintar con tiempo,  es un color fuerte y había que dedicarle un ratito.  Cuando empecé,  fue la gran decepción,  no era tan cremoso como parece en el envase (ahora sé que ese acabado se llama jelly) la segunda capa no terminaba de cubrir lo blanco de la uña,  y no me gustaba como quedaba. Me lo dejé un par de días, me lo saqué y quedó olvidado entre los demás. Cada tanto lo miraba y pensaba "grrrr qué lindo color, por qué no cubrirá mejor?"
Acá con la base y el top coat 
El fin de semana que pasó hubo reunión familiar, y me llevé algunos esmaltes por si tenía la ocasión de pintarme, y Aya Sofía fue a parar al portacosméticos... cuestión que siempre los paseo y no los uso, y el domingo hubo un ratito que los abuelos sacaron a los niños a la calle y con mi cuñada largamos con la manicura mientras lo chuceábamos a mi hermano porque le pedíamos que haga mate y nos ignoraba. 
A ella la pinté con un rosita muy dulce de Sally Hansen, y cuando estaba eligiendo con qué pintarme yo, volvieron los chicos, y le dí a elegir a uno de mis sobrinos que se acercó a ver qué hacíamos, y agarró a Aya Sofía,  así que de esa forma tuvo su segunda oportunidad. 
En estas dos fotos traté de captar lo jelly que es

Es bien translúcido,  ven?
Para disminuir el efecto tan jelly (en este caso quería el color bien neto),  me puse luego de la base una mano de uno de los esmaltes nude de Cutex, para ir disimulando las puntas blancas de mis uñas. Sobre eso dos capas de Aya Sofía, y una de Mega Shine, el efecto,  más glossy imposible, eso es lo que me encanta de este esmalte, además de ser un color único, es super brillante,  es tan lindo el brillo que tiene,  que en los pies ni me puse top coat, y la verdad no se nota la diferencia. 

Ahora les dejo algunas fotos para que vean como varía el color (sin ser duocromo ni metalizado), y el brillo deslumbrante que tiene. 

En la botellita parece más fucsia y en las uñas más coral, no?
Lindo lindo lindo! Me encanta como salen las fotos sobre ese mármol...
Otra parecida, no podía elegir
En unos días capaz veo si sale un jelly sándwich con algún glitter y otra capita de Aya Sofía encima... si queda lindo agrego las fotos...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario