lunes, 9 de septiembre de 2013

Tip de cara a la temporada de sandalias

Con estos primeros calorcitos me saqué las botas de todo el invierno y me puse zapatitos sin medias, y me acordé de un truquillo muy piola para cuando hay que volver a domar algunos zapatos al principio de la temporada de calor...
Cuando el calzado roza, lo más común es ponerse una curita, al rato la misma está toda enroscada, el zapatos sigue molestando, con el malestar adicional a la ampolla que o ya se instaló o se está gestando del pegote del adhesivo de la curita...

Cómo podemos minimizar esta incomodidad? Usando tela adhesiva en vez de curitas... Si es de la de 2cm de altura mucho mejor. La tela adhesiva no se enrolla tan rápido, y como no tiene la almohadilla, la superficie adherida es mayor. Si ya hay ampolla y no se puede pegar directamente sobre la piel se puede usar una curita debajo, pero si te querés poner en forma preventiva, es ideal.

La única contra es que es blanca y se nota un poco, las curitas al ser color piel son más discretas. También lo pueden poner del lado del zapato, y lograr que quede un poco más disimulado.

Durante varios años usé este truco y después lo tuve medio olvidado, hace poco en la oficina estaba en el baño revolviendo la cartera tras una curita y una de las chicas me dio su rollito de tela adhesiva y me hizo acordar.

Espero que les sirva, es una pavada pero funciona!!

1 comentario: