domingo, 1 de septiembre de 2013

Recuperar el placer de pintarse las uñas

Me encanta pintarme las uñas, y soy bastante prolija aún con mi mano no hábil (la ventaja de ser zurda en un mundo de diestros es que la derecha forzadamente es más hábil en comparación que la izquierda de un diestro...) tengo un montón de colores (hasta repetidos, un desastre lo mío), pero últimamente era un garrón sólo pensar en despertarme antes para arreglarme las manos y dar tiempo a que se seque...
Mi cajita de esmaltes... y no están todos ahí,
faltaban el que tenía en la cartera y los que llegaron de una compra online
Pintarme a la tarde/noche, con una nena de 2 supercuriosa que quiere agarrar todo tampoco era la mejor opción, terminaba ella frustrada y yo con alguna uña para retocar... (me acuerdo de mi cumpleaños, que me pinté las de los pies justo antes de que llegara la familia, y ella se metió abajo de la mesa y me tocaba con sus uñitas y me dejó todas las rayitas jeje).
Ni hablar cuando tenía una fiesta o casamiento, me terminaba pintando de rosita pálido o vía láctea, con la cartera ya colgada o directamente en el auto... (incluido para mi civil, pero eso fue porque la peluquera llegó una hora tarde, qué nervios!! Al otro día la manicura no podía creer que así fui a casarme jajaja, igual en las fotos no se ve!).

La manicura siempre me resulta cara, no siempre quedo satisfecha con el resultado (además de que con lo que sale 1 manicura de pelu, me compro un esmalte nuevo de buena marca y me sobra un poco), y sobre todo sufro hasta el secado, y sufro si se me cacha un bordecito, cuestión que termino llevando mis propios esmaltes para poder retocarme, y no es negocio para nada...

Así las cosas hasta que vi una recomendación de el top coat Mega Shine de Sally Hansen, donde contaban de que realmente funcionaba (hablaban más que nada de brillo y duración) y dije: vamos a darle una oportunidad, me lo compré junto con una base de la misma marca (ya que leí que sólo no funcionaba tan bien, una amiga lo usó sólo y no le secó tan rápido, así que recomiendo usarlo junto con la base...) yo compré la común, la Hard as Nails, ya que se me escaman un poquito cuando las trajino mucho, pero no necesito emparejar el nivel ni nada. Acá los pueden ver a ambos:

La primera vez que los usé no lo podía creer, realmente seca el esmalte en un minuto, lo tocás y no se marca la huella digital, por supuesto hay que ser cuidadosa un rato, pero te podés poner un saco a los pocos minutos sin necesitar retoques. Y las uñas quedan increíblemente brillosas, y el esmalte nivelado parejito perfecto (otra cosa que noté, es que no levanta tanto pigmento de las uñas como otros brillos protectores, vieron que el pincel queda manchado y el líquido del frasco se va tiñendo?? Igual si este se tiñe, con la botellita plateada es imposible saberlo...).

La base es bastante líquida, y me ayudó a que no se manchen de amarillo las uñas, enseguida seca y da buen agarre al esmalte, de éste hay que poner una o dos capaz, las necesarias para lograr la cobertura esperada, y luego una mano generosa (el envase dice "thic coat") de Mega Shine, que les va a servir de capa de brillo protector, con el plus del secado rápido, es espesito (y un poco oloroso). Cuando lo compré vi que había otro de 30 segundos, pero como la recomendación la vi de este, decidí ir a lo seguro.
Precios: base 39, y Mega Shine 63, en una farmacia no muy barata, hace unos meses. Rinden bastante, porque la manicura te dura!

Lo bueno es que no hace falta comprar esmaltes caros, ni de secado rápido, funciona con todos los que probé y las uñas duran bien unos 4 o 5 días (me lavo las manos un montón de veces al día entre mi nena y la casa, además cocino, lavo alguna ropita a mano, y al 4to día capaz tengo que retocar algún bordecito, sobre todo si el esmalte es oscuro), en este tiempo compré esmaltes a lo loco, muchos colores, y funciona con todos, los de colorama quedan re bien y son espesitos, fáciles de usar (nunca los había usado, me parecían sospechosamente baratos para ser buenos), como maybelline, cutex y loreal.
Los de revlon me encantan los colores, pero son un poco líquidos para mi gusto, igual que los de rimmel, dependiendo del caso me han llevado hasta 3 manos para tener el color pleno en forma pareja.
Esas son las marcas que más uso, estos días recibí unos de Urban Velvet, y uno de Sally Hansen, el del frasquito facetado como diamante... Pero ya vieron la cajita, contarles de mis esmaltes da para varios posts...

Lo único que noté es que algunas uñas están un poco escamadas cuando me lo saco, pero creo que es más por lo que me dura el esmalte y por el poco cuidado que requiere al tenerlas protegidas con el top coat, porque me pasa en el pulgar y el índice, los dedos que más se usan para rasquetear sin darse cuenta.
Lo que les quiero resumir es que con este dúo de base y protector de secado rápido, las uñas quedan con un brillo sensacional y con muy poco riesgo de accidentes, súper recomendables!!

2 comentarios:

  1. Voy a probar el Mega Shine!!! Hace tiempo que necesito algo asi!!

    ResponderEliminar
  2. Probablemente vayas a necesitar la base también para maximizar el resultado! Saludos! Paula

    ResponderEliminar