viernes, 4 de octubre de 2013

Esmalte Color Riche de L'oreal Metropolitan (tono 604)

Últimamente estoy muy fanática de los esmaltes de uñas, quizás sea por el descubrimiento que les cuento en mi primera reseña: Recuperar el placer de pintarse las uñas, que me permite pintarme y seguir con mi vida normal en pocos minutos.
Sea cual sea el motivo, estoy comprando esmaltes a lo loca, actualmente tengo como 10 para estrenar... (el blog además me incita a probar otras cosas y tener más material para contarles, como si precisara una excusa, ahora digo que hago "research" jajajaja).
Además de comprar impulsivamente (todavía no lo llamo compulsivamente, estamos a un pasito, pero todavía no!), estoy tratando de innovar, de animarme a colores que en otro momento no hubiera ni pensado... me compré un par de celestes y verdes, y de top coats locos con brillos, diciendo "para los pies", pero ya me estoy empezando a animar con las manos...

Hace un tiempo vi un post sobre un gris de Dior, y me sorprendió lo bien que quedaba puesto. Luego de eso vi este tono gris de L'Oreal, y de a poquito me fui animando a comprarlo. 

Es un frasquito pequeño (está bueno porque así no se seca, ni te volvés loca porque te queda un montón y el pincel es corto), cuesta $38, y dice ser el primer esmalte con gel de la marca. Ahora se habla mucho del esmaltado gel, no he investigado mucho al respecto, pero al parecer tiene mayor adherencia que el esmalte común.
Me sorprendió lo fácil de usar que es, tiene un pincel plano, con la punta bien redondeada y ancho (no tanto como los de Rimmel, pero más que un pincel común), y permite pasar el esmalte sin ensuciarse las cutículas ni los laterales (pero a la vez arrimarse lo suficiente como para que no queden espacios blancos), lo único que deja más pintura sobre la base de la uña que sobre la punta, con dos manos me quedaron algunas áreas un poco translúcidas en dos o tres dedos, pero nada grave ni notorio (salvo para mí que soy muy exigente conmigo misma, supongo que la próxima vez que lo use ya le voy a tener más tomada la mano).


El color me gustó mucho como quedaba, poco convencional pero sobrio y elegante, con muy buen brillo, y una duración muy buena, me lo saqué a los 4 días solo porque me dieron ganas de cambiar a un color más tradicional, pero me encantó ver que apenas tenía los bordecitos de 3 dedos de la mano izquierda un poco saltados (aún después de haber hecho limpieza en casa, con guantes pero limpieza al fin). 


Estos colores raros me parece que quedan mejor con las uñas bien cortitas, y ya las sentía un poco largas para vérmelas así, me lo saqué únicamente por eso, porque si fuera por el estado en el que estaba, con un pequeño retoque en las puntitas, estaba para dos o tres días más sin dudarlo...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario