domingo, 1 de septiembre de 2013

Dove Nourishing Oil Care


Hace poco compré una de las famosas cajitas de belleza (me guardo mi opinión del tema para un post específico), y una de las cosas que más me gustó de lo que vino fue el acondicionador intensivo de Dove, de la línea Óleo Nutrición.

Ya tenía el shampoo y el acondicionador común y el tratamiento intensivo y me encantaban, pero el acondicionador intensivo no me lo compraba porque me parecía un poco caro en comparación con el resto de la línea (cuando salió estaba si no recuerdo mal alrededor de $40 menos de 300 ml, contra menos de $15 del shampoo de 200 ml).

Así que fue llegar del trabajo con mi cajita y no ver la hora de que llegara mi marido para poder escaparme a bañarme y estrenarlo, ansiosa como una nena 5 años jaja.

Lo primero que noté fue el perfume, distinto al del resto de la línea (lo estoy notando en otras marcas también, no sé cual será la estrategia de marketing, en lo particular prefiero que todos los productos tengan el mismo olor, así no hay riesgo de que la mezcla quede rara... Igual siempre prevalece el perfume del shampoo).
Después seguí por el color: el envase dice que tiene 2 "cintas" una blanca y una dorada, con distintos componentes cada una (en la práctica es blanco y ámbar un poco mezclado, no es algo vistoso y definido como traen los dentífricos, por supuesto que es lo de menos, si total al aplicarlo se trabaja entre las manos y se funden entre sí).
Finalmente, la textura es bastante densa, hay que apretar el pomo con ganas para sacar cantidad como para pelo largo (lo cual está bueno, ayuda a que rinda! no como esos frascos con una boca enorme que se te va un chorro mucho más generoso que lo que necesitás, contra los que siempre despotrica mi mamá).

Ahora vamos a la experiencia: me lo puse después del shampoo óleo nutrición (tengo pelo normal y no me lo lavo todos los días, a mí me funciona muy bien, se merece su propio post), lo cubrí con una cofia de las descartables (que enjuago y vuelvo a usar, siempre el acondicionador lo cubro así o me hago un rodete con un broche, para evitar que el agua de la ducha me lo vaya enjuagando, y permitir que actúe a fondo), me terminé de bañar y lo enjuagué.
Al enjuagar noté que era algo realmente especial, el pelo estaba suaveciiiito, como relajado, parecía poquito de lo sedoso que estaba, sensación que duró al tacto luego del secador y planchita (sí, soy una chica secador y planchita!), a la vista el brillo era divino, el control de frizz muy aceptable (y es un punto sobre el que soy muy exigente), no me engrasó de más, y me duró hasta el siguiente lavado con esa sensación divina y rico olorcito.

Conclusión? Me encanta!! No es barato, no es un acondicionador común, pero en mi opinión es más especial que el tratamiento intensivo (en criollo, el pote de baño de crema), no lo usaría a diario (como la exagerada de mi amiga con la que compré la cajita, que muy campante el otro día me dice "ah, yo lo tengo en la ducha y lo uso de acondicionador común"), pero definitivamente es algo que uso cuando quiero tener el pelo super divino, o cuando quiero sacarme el día de encima con un mimo cosmético...


No hay comentarios.:

Publicar un comentario