sábado, 19 de octubre de 2013

Corrector Even Better de Clinique

Hay gente que no tiene ojeras, y estamos los que nos levantamos de dormir 12 horas (quién pudiera!!) y seguimos con el look Mapache cruza con Panda...
Mis ojeras me acompañan de mi más tierna infancia, las heredé de mi mamá, igual que el pelo a medio camino entre lacio y enrulado y la obsesión por someterlo a toda costa (decí que también heredé sus piernas y muchas otras cosas buenas de ella, que es divina y la adoro).

Así las cosas, me mato arreglándome, pero las ojeras siempre firmes, casi omnipresentes... Para que se den una idea, la maquilladora de mi casamiento me dijo que optaba por disimularlas y destacar mis puntos favorables, que hacerlas desaparecer era utópico... (ella usaba todos maquillajes de Kryolan, que es una línea profesional, los productos waterproof que tienen son ideales para novias que se fija con agua, así que si sos de lágrima fácil, podés llorar sin miedo de que se te corra todo!)

Encima los años de uso y abuso de correctores de variados precios y texturas (y de retirar el maquillaje por la noche) me han provocado una leve pérdida de tonicidad de esa piel tan delicada...
Voy a una perfumería a comprar un corrector, y las vendedoras me enchufan el más claro, para "iluminar", hasta que recientemente descubrí (mejor dicho leí) que es un grave error, que sólo hace que llamen la atención por lo antinatural...

Así que mirando con cierto desasosiego mi pila de correctores ligeramente inservibles, y ante la inminencia de un evento en el laburo, que me recrudeció la clásica inseguridad femenina sobre mi aspecto, me apersoné en una perfumería de las caras, a invertir en un buen corrector "de marca", cubritivo y contundente.
La vendedora divina (y capacitada!!) me ofreció el Even Better de Clinique, que se usa hasta para manchas. Me retiró el maquillaje y me probó dos tonos, con pincel, en la ojera (mientras mi dulce hija miraba fascinada desde el cochecito, ya que volvíamos del jardín).
Me miré en el espejo y el más oscurito era el indicado, no fue amor a primera vista porque la muy insolente ojera derecha seguía ahí abajo, pero bastaaaante domada!
Compré el tono Hazelnut, a $215, lo vengo usando cada vez más seguido, mechando un poco con los otros, que los voy a terminar de usar... Rinde muchísimo, ahora lo estoy usando directamente con el dedo, y con muy poquita cantidad cubre muy bien (pero si me paso con la cantidad, al ser sequito resalta las mini arruguitas).

Igual hasta ahora no me caso con ningún corrector, me quedan probar un par que leí muy buenas recomendaciones, de chicas que se autodefinen como muy ojerosas, pero que no creo que sean como yo jaja... Desafío a quien quiera a ver si supera mis ojeras de herencia italiana! Voy a ver si mi marido se copa en hacerme de fotógrafo y les puedo subir fotos del antes y el después que sean lo más verídicas posible, yo sola con el celu ya probé y es imposible...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario